La Figura Es Conocida Como Sandbox; Tendrán Autorización Temporal

Dos años de gracia para modelos novedosos en la Ley Fintech.

Se aterrizaría en su totalidad en las disposiciones secundarias; el anteproyecto estaría en los
próximos días en la Cofemer.
Después de meses, y con la promesa del presidente Enrique Peña Nieto de presentar la Ley de
Tecnología Financiera (Ley Fintech) en las próximas semanas al Congreso de la Unión, el gobierno
ya tiene listo el último borrador de la iniciativa, de la cual, dice, es sólo un marco general que tendrá
que ser aterrizado en su totalidad en las disposiciones secundarias con la finalidad de no generar una
sobrerregulación que ponga barreras a ideas innovadoras.
El último borrador de esta ley, del cual tiene copia este medio y se prevé que esté en los próximos
días en la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer) para posteriormente ser presentado
en el Congreso de la Unión, indica que una de las finalidades de esta normativa es reconocer sólo
dos tipos de instituciones fintech: las plataformas de fondeo colectivo (también conocidas como
crowdfunding) y las de fondos de pago electrónico.
Uno de los aspectos que más destaca el documento es el espacio que se contempla para las
innovaciones vía el capítulo de Modelos Novedosos, con el cual se otorgaría autorización temporal,

no mayor a dos años, a proyectos de reciente creación que no encajen en las dos figuras ya
contempladas.
“Para operar dichos modelos, las sociedades deberán contar con una autorización temporal otorgada
por la Comisión Supervisora competente a la materia de innovación (…) Con ello, se busca que las
sociedades que operen con Modelos Novedosos otorguen sus servicios a un número reducido de
clientes y por un tiempo limitado, que permita experimentar y desarrollar su innovación en el
mercado real de forma controlada”, se explica.
Este modelo ha sido implementado en varios países, entre los que destacan el Reino Unido y
Singapur, pioneros en crear esta figura conocida como Regulatory Sandbox.
En este contexto, la iniciativa también contempla permisos para que las entidades financieras
tradicionales puedan operar con modelos novedosos basados en la tecnología.
Buscan no sobrerregular
“Es de suma importancia destacar que la sobrerregulación de este sector podría traer como
consecuencia un resultado opuesto al fin que persigue esta nueva regulación, pudiendo dañar el
mercado financiero y provocando un desincentivo en la inclusión financiera, además de crear
barreras que pudieran resultar insuperables para los emprendedores”, se puede leer en el documento
como una respuesta al sector fintech en torno a su preocupación de que la normativa podría poner
candados a la innovación, misma que ha sido muy dinámica en el país en los últimos años.
“En la ley sólo se prevé un marco general regulatorio, es decir, solamente se pretende establecer las
bases y una regulación mínima que deben regir a las Instituciones de Tecnología Financiera (ITF),
dejando que lo demás se regule en disposiciones secundarias con el objetivo de contar con una
mayor flexibilidad en su regulación, lo que permitiría que ésta se vaya adecuando conforme al
dinamismo constante de este sector”, añade.
Según el texto de introducción del anteproyecto, dicha iniciativa se basa en los principios de
inclusión e innovación financiera, protección al consumidor, preservación de la estabilidad
financiera, promoción de la sana competencia y prevención de blanqueo de capitales.
Este anteproyecto de ley sólo reconoce a las figuras de financiamiento colectivo (crowdfunding) y
de fondos de pago electrónico, lo cual es una diferencia respecto al borrador presentado en marzo
pasado, el cual también reconocía la figura de activos virtuales o criptomonedas.
“La Ley para Regular las ITF reconocerá dos tipos: las instituciones de financiamiento colectivo y
las de fondos de pago electrónico”.
De acuerdo con el último borrador, las instituciones de financiamiento colectivo serían aquellas
plataformas que ponen en contacto directo a personas interesadas en participar en esquemas de
deuda, de capital y de copropiedad o regalías, pues en la actualidad brindan acceso a nuevas fuentes
de financiamiento en segmentos de la población que normalmente no son atendidos por entidades
tradicionales.
“Estas instituciones brindan acceso a nuevas fuentes de financiamiento a segmentos de la población
que normalmente no son atendidas por las entidades financieras tradicionales”.
Sobre las instituciones de fondos de pago electrónico, la normativa las contemplaría como entidades
que emiten un valor monetario “representado por un crédito exigible a su emisor, almacenando en

un soporte electrónico o digital, cuyo valor es constante, denominado en la misma moneda y
equivalente a los fondos recibidos por el emisor contra su entrega”.
“Al respecto, Perú, Paraguay, Brasil, Colombia, Uruguay, Kenia y la Unión Europea, entre otras
jurisdicciones, han regulado los fondos de pago electrónico”, explica el documento.
Aunque este proyecto ya no reconoce a las instituciones de compra y venta de activos virtuales
como una figura, pues su actividad se podría integrar a las dos figuras que sí contempla, sí se prevé
el manejo de éstos.
“Es decir, se propone que las ITF tengan la capacidad de operar con activos virtuales. En este
sentido, los activos virtuales son representaciones de un valor digital verificable, que no se
encuentran emitidos ni respaldados por ningún banco central (…) No tienen curso legal, y a pesar de
eso, generan unidades para su intercambio, debido a su aceptación por el público”, se detalla en el
borrador, y añade que las entidades que se apeguen a este tipo de actividades quedarían sujetas a la
ley antilavado.
“En años recientes, el uso de activos virtuales, en especial el bitcoin, ha incrementado, así como su
aceptación y valor, por lo que la regulación de instituciones en las que se intermedia con estos
activos se ha vuelto cada vez más pertinente”, se agrega.
Grupo de Innovación Financiera
Asimismo, dicha normativa daría paso al nacimiento del Grupo de Innovación Financiera, el cual
sería la instancia de consulta, asesoría y coordinación entre el sector público y privado para conocer
innovaciones en materia de tecnología financiera. En el borrador presentado en marzo pasado, dicho
grupo era presentado como el Consejo de Tecnología Financiera.
El anteproyecto destaca el potencial de los servicios financieros que se otorgan a través de las
nuevas tecnologías, pues de acuerdo con el último informe trimestral estadístico del Instituto
Federal de Telecomunicaciones, correspondiente a diciembre del año pasado, el número de
suscriptores de telefonía móvil en México llegó a 111.7 millones, y el de usuarios de banda ancha
móvil fue de 74.5 millones.
Con las modificaciones realizadas al borrador en los últimos meses, producto del diálogo entre las
autoridades con actores de la industria, este documento se conforma por 139 artículos (cuatro
menos que el borrador de marzo pasado) y 11 disposiciones transitorias, además de reformas a
diversas leyes del sistema financiero mexicano.
La Ley que pondrá a México a la vanguardia:
La normativa se basaría en los principios de inclusión e innovación financiera, protección al
consumidor, preservación de la estabilidad financiera, sana competencia y prevención de lavado de
dinero.
Sólo reconoce a dos tipos de instituciones de tecnología financiera: a las plataformas de
financiamiento colectivo y a las de fondos de pago electrónico.
Se prevé que estas entidades puedan operar con activos virtuales, como el bitcoin, que si bien no se
respaldarán por el Banco de México, se reconocería que generan unidades para su intercambio.
Prevé un espacio regulatorio para las innovaciones y también contempla que las entidades
financieras tradicionales puedan utilizarlas.

Propone reglas para permitir la interacción entre entidades financieras tradicionales y fintech, vía
interfaces de programación de aplicaciones, también conocidas como API, por su sigla en inglés.

http://eleconomista.com.mx/sistema-financiero/2017/09/17/dos- anos-gracia- modelos-novedosos-
ley-fintech

Comments are closed.

Contáctanos
Bosque de Duraznos 61,
Bosque de las Lomas,
11700 Ciudad de México, CDMX

Teléfono (55) 5596 3030
ventas@quienesquien.com.mx
PGlmcmFtZSBzcmM9Imh0dHBzOi8vd3d3Lmdvb2dsZS5jb20vbWFwcy9lbWJlZD9wYj0hMW0xNCExbTghMW0zITFkNzUyNi4zOTYzMzIzNDIzMTkhMmQtOTkuMjQxNjQ1MDAwMDAwMDIhM2QxOS40MDM4NDIwMDAwMDAwMDQhM20yITFpMTAyNCEyaTc2OCE0ZjEzLjEhM20zITFtMiExczB4ODVkMjAxMGNjZTU2M2EyMSUzQTB4NzhmNjJjZGRjNDUwM2UxITJzQm9zcXVlK2RlK0R1cmF6bm9zKzYxJTJDK0Jvc3F1ZStkZStsYXMrTG9tYXMlMkMrMTE3MDArQ2l1ZGFkK2RlK00lQzMlQTl4aWNvJTJDK0NETVglMkMrTSVDMyVBOXhpY28hNWUwITNtMiExc2VzLTQxOSEyc214ITR2MTQ4ODkxMjU0NTU1MyIgd2lkdGg9IjEwMCUiIGhlaWdodD0iMTAwJSIgZnJhbWVib3JkZXI9IjAiIHN0eWxlPSJib3JkZXI6MCIgYWxsb3dmdWxsc2NyZWVuPjwvaWZyYW1lPg==
Muchas gracias por su interés.
SOPORTE TÉCNICO
QUIÉN ES QUIÉN
Estamos para servirle, le pedimos nos envíe sus datos en el siguiente formulario o escríbanos al correo soporte@quienesquien.com.mx y en el menor tiempo posible, uno de nuestros ejecutivos lo contactará.
Gracias, muy pronto nos pondremos en contacto con Usted.
SOPORTE